Buscar

The Book Hunter

Estímulos del pensamiento escrito

Categoría

Ciencia y Tecnología

El cuerpo humano, guía para ocupantes

Byll Bryson puede jactarse de ser uno de los mejores divulgadores científicos siendo periodista y escritor. No es que todos sus libros versen sobre ciencia (empezó escribiendo sobre viajes y lengua inglesa) pero su Breve historia de casi todo es un libro que debería ser lectura obligatoria, y con su nuevo El cuerpo humano, una guía para ocupantes, logra el objetivo de hacer por el cuerpo humano lo que su Breve historia…hizo por la ciencia, acercarnos a un conocimiento profundo de nuestra fisiología mediante un estilo que atrapa, un lenguaje accesible y la dosis justa e interesante de información. Ha hecho un doctorado en artículos, ha entrevistado a un considerable número de médicos y biólogos y ha leído una biblioteca de libros divirtiéndose en el proceso, lo que se traduce en un texto apasionante al ritmo de su elegante prosa repleta de chistes, anécdotas curiosas e ironía. Si compráramos todos los materiales de los que está hecho nuestro organismo y fuéramos capaces de “ensamblar” un humano en nuestro garaje, ¿cuánto costaríamos? Pues Bryson le pone precio a los materiales que nos componen (con la dosis adecuada de cada uno) y la cifra es de 110.000 euros. Bryson tiene la virtud de ser un excelente contador de historias, por lo que el libro parece un compendio de cuentos maravillosos, un recorrido por el interior de nuestro organismo en una especie de tour alucinante contado por un experto guía que además es divertido.  Seguir leyendo “El cuerpo humano, guía para ocupantes”

Las leyes del Serengeti

La mayoría de los científicos buscan continuamente respuestas a todo tipo de preguntas, ¿qué ha provocado esto?, ¿qué causa una determinada enfermedad? en definitiva, qué causas activan cualquier fenómeno. No obstante, no hace falta ser científico para cuestionarse muchas cosas, como por ejemplo, ¿cómo se regula la vida en el planeta?, es decir, cómo las poblaciones de seres vivos, especialmente las animales, encuentran siempre el equilibrio necesario para sobrevivir. ¿Por qué si hay muchos herbívoros en un determinado ecosistema, y por tanto alimento para depredadores,  no crece el número de estos de manera sustancial o incluso desproporcionada? Sean B. Carrol se hizo esta pregunta la primera vez que visitó el famoso parque natural africano del Serengeti y a partir de ahí se propuso buscar respuestas, escribiendo un libro audaz sobre cómo funciona la vida en la Tierra.

Carroll es uno de los grandes de la biología actual, profesor de biología molecular y genética en la Universidad de Wisconsin, vicepresidente del departamento de educación científica del Howard Hughes Medical Institute y finalista del National Book Award entre otros. La idea de que nuestro planeta es un sistema vivo y autorregulado no es nueva, pero lo que hace Carrol en este libro es razonar y describir las seis leyes concretas que rigen el funcionamiento de ese supraorganismo global que pueden agruparse en dos afirmaciones fundamentales: “Primero: “igual que existen leyes que determinan la cantidad de moléculas que ha de haber en nuestro cuerpo, existen otras leyes que determinan la cantidad de animales y plantas que deben de existir sobre la Tierra. Segunda: las leyes que regulan la vida a escala humana son las mismas que regulan la vida a escala planetaria“. Seguir leyendo “Las leyes del Serengeti”

El planeta inhóspito

Que el medioambiente que nos rodea está afectado por la acción directa del ser humano es algo que ya conocemos todos. El clima se ha vuelto extraño y poco predecible, precisamente cuándo más herramientas tenemos para pronosticarlo, las capas de hielo se están derritiendo y la lista de especies animales en peligro de extinción no para de engordar. Sabemos que nuestros hijos, y los hijos de nuestros hijos, si son imprudentes o lo suficientemente valientes para reproducirse, se enfrentaran a ciudades costeras desaparecidas, tormentas cada vez más virulentas y catastróficas, incendios masivos y sequías que arruinarán extensas áreas de terreno. Digamos que hay un sentido general de todo eso que se nos cuenta, pero  ¿entendemos realmente la escala de lo que nos viene? Ese es el objetivo del libro de David Wallace-Wells, diseccionarnos con precisión -añadir que catastrofista se quedaría corto- las consecuencias que sufriremos si no tomamos medidas, reales, globales y mastodónticas, al respecto. Porque el quid de la cuestión  es que según él no calibramos la magnitud del problema, que es “peor, mucho peor, de lo que crees“. Seguir leyendo “El planeta inhóspito”

Entre la considerable cantidad de lecturas que en los últimos años se centran en predecir el catastrófico futuro de la humanidad, bien sea por el incontrolable desarrollo tecnológico que provocaría (entre otras cosas) que los robots nos exterminaran o que el daño medioambiental que infringimos al planeta sea irreparable e irreversible, encuentro el refrescante  En el futuro, perspectivas para la humanidad, del reputado científico y astrónomo Martin Rees. En su caso, más que criticar a los catastrofistas o alinearse con los más optimistas, precisamente por el grado de desarrollo que experimenta la humanidad, adopta una interesante posición equidistante para disertar con rigor y proponer argumentos constructivos, dejando claro que ese buen futuro que él visualiza es posible siempre y cuando estemos dispuestos a utilizar sabiamente la ciencia y tecnología que actualmente desarrollamos, lo que pasa por trabajar colectivamente y con sentido común.
El enfoque humano hacia el futuro suele ser cortoplacista a ojos de los gobernantes, siempre preocupados por su permanencia en el poder, lo que conduce a debates polarizadores con retórica alarmista y un pesimismo que normalmente se basa en desinformación. La mejor manera de eludir los riesgos distópicos que muchos vaticinan es pensando de manera racional y global a largo plazo, para lo cual líderes de opinión y científicos deberían colaborar activamente en todas las disciplinas. Para Rees eso pasa por no perder de vista donde estamos y de dónde venimos, por no cegarnos exclusivamente en el desarrollo tecnológico (sí, ese que nos llevará a colonizar otros planetas, por ejemplo) dando de lado, paradójicamente, a la multitud de problemas a los que se enfrenta el mundo actual. Prepararse para el futuro sabiendo cuáles son los errores pasados y actuales, en un acto de equilibrio global que negocie el desarrollo de la tecnología necesaria para abordar los desequilibrios de la pobreza, soluciones al cambio climático y a los conflictos bélicos. Eso no significa que haya que pisar el freno del desarrollo tecnológico, sino redirigirlo focalizando la atención en científicos e ingenieros y menos en políticos e intereses empresariales. La gran pregunta es cómo hacerlo con un grado óptimo y eficaz de cooperación internacional.
Un libro persuasivo, estimulante y riguroso, impregnado de un emotivo esfuerzo del autor por apelar al sentimiento de responsabilidad: ¿queremos pasar a la historia como la generación que fue consciente de los problemas que estaba creando y no hizo nada?

Factfulness

Hans Rosling ejerció su profesión de médico durante décadas, tratando enfermos de poblaciones desfavorecidas de África y Asia al principio de su carrera profesional, posteriormente desarrollando tareas investigadoras y en los últimos años como divulgador y aclamado conferenciante. En todos esos años fue percibiendo que la visión que la gente tiene sobre el mundo es monolítica y que es difícil de cambiar porque tiene que ver con cómo funciona nuestro cerebro. No solo los habitantes de los países y regiones más desarrolladas tienen una concepción repleta de prejuicios y clichés de los “otros” -como automática y desafortunadamente piensa el occidental cuando habla de los menos favorecidos-, sino que los propios habitantes de las zonas con un nivel de vida inferior también muestran una visión “distorsionada” del mundo. Guerra, violencia, desastres naturales, corrupción. Las cosas van mal y parece que empeoran cada vez más. Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres; el número de pobres no deja de crecer y nos quedaremos sin recursos naturales a menos que hagamos algo. Esa es la imagen que la mayoría de occidentales recibe de los medios de comunicación y tiene en su cabeza. Para Rosling, una concepción del mundo excesivamente dramática, estresante y sobre todo, engañosa. Seguir leyendo “Factfulness”

El primer hombre, la vida de Neil Armstrong

El alunizaje del ser humano es percibido hoy día casi como una leyenda.  El tiempo transcurrido desde la proeza (julio de 1969), una tecnología muy inferior a la actual y las historias que desde entonces cuestionan que todo fue un montaje -que no se sostienen- han envuelto en un aura casi mística un acontecimiento que, probablemente, ha sido el mayor hito de la humanidad. Neil Armstrong fue la primera persona en poner un pie en un plantea diferente al nuestro. Las hazañas espaciales de Armstrong y Buzz Aldrin -el astronauta que lo acompañaba cuando aterrizaron en la luna-, así como las del resto de astronautas de misiones posteriores, figuran ya como eternos en los libros de texto de historia, en especial en los de Estados Unidos. Sin embargo, durante las últimas décadas, Neil Armstrong -fallecido en agosto de 2012- podía entrar en cualquier supermercado y no ser reconocido. Esquivo con los medios de comunicación y muy firme en su decisión de no comerciar con su “paseo lunar”, Armstrong vivió en una granja de Ohio, con su segunda esposa, hasta su muerte. No lo hizo como un ermitaño, pues se prodigaba en artículos científicos y en conferencias vinculadas a la ingeniería aeronáutica o la investigación especial, pero siempre haciendo gala de un carácter humilde alejado de la falsa modestia y sin ninguna intención por acaparar la atención mediática más allá de lo inevitable. Consciente de su logro, su vida se caracterizó por un afán de conocimiento excepcional en el campo de la aeronaútica y por un notable esfuerzo en colaborar en el desarrollo de la tecnología que llevó al hombre al espacio, más que por ser elegido -como así fue finalmente- como el miembro de la tripulación que sería el primer humano en pisar la luna.  Seguir leyendo “El primer hombre, la vida de Neil Armstrong”

VIDA 3.0

La inteligencia artificial (IA) será el agente de cambio más importante del siglo XXI. Transformará nuestra economía, cultura, la manera de relacionarnos, el proceso de toma de decisiones y cambiará nuestra mente de una manera que difícilmente podemos imaginar. Cualquier escenario imaginado para 2050 nos suena a ciencia ficción y probablemente no sea cierto; pero si escuchamos escenarios posibles sobre 2050 que no suenen a ciencia ficción, probablemente no sean del todo realistas. Sobre el futuro dominio de la IA se auguran tantas bondades como malos presagios. En el siglo pasado, el tren, el avión, la electricidad o la radio sirvieron para fomentar un desarrollo espectacular en la vida humana, pero los avances tecnológicos también se utilizaron en guerras y conflictos mundiales. La manera de emplear la IA volverá a ofrecer un amplísimo espectro de usos, unas veces con  buenos fines y otras con todo lo contrario. Es por tanto, que una mejor comprensión de la misma es vital para entender los dilemas a los que nos enfrentamos, porque entre otras cosas, la ignorancia científica se convierte en receta para el desastre político en manos de gobernantes que no estén a la altura. Max Tegmark trata de abrir este debate escribiendo un ensayo de estilo accesible y atractivo para el público en general, en el que expone -de la manera más objetiva posible- todo el mapa filosófico de promesas y peligros de la revolución de la inteligencia artificial.  Seguir leyendo “VIDA 3.0”

EL FIN DEL MUNDO, tal y como lo conocemos

Cada vez nos esforzamos más por tratar de predecir lo que viene. Expertos de todo tipo -financieros, medioambientales, políticos, deportivos, tecnológicos- ofrecen predicciones sobre el futuro, ya sea acerca del mercado de valores, las relaciones internacionales, la próxima elección presidencial o el campeón de un mundial de fútbol. Sin embargo, ¿hasta qué punto se cumplen tales pronósticos? Como sabemos, la mayoría de las personas no son buenas a la hora de hacer predicciones, e incluso los expertos más conocidos no tienen ese don, por más datos que analicen y capacidad para interpretarlos posean. El uso masivo datos y  la tecnología actual, no puede eludir que pronosticar el futuro sigue siendo una quimera, pero cierto es que hay determinadas situaciones futuras que se pueden predecir con una alta probabilidad. El libro de Marta García Aller es uno más dentro de la corriente adivinatoria, con la particularidad que lo hace recordando qué cambios resultaron disruptores en nuestras vidas no hace tanto y que hoy parecen que siempre estuvieron entre nosotros. El texto recopila cuantiosa información sobre los cambios más importantes que se están produciendo y se producirán en las próximas décadas en muchos campos de la actividad humana. Se trata de un libro divulgativo ameno dirigido al público generalista. Para Marta García, cuando pensamos en el futuro tendemos a imaginar las cosas que llegarán, pero resulta mucho más esclarecedor dibujar ese futuro identificando las cosas que dejarán de existir. Sobre esa base, mirando al pasado y recopilando datos actuales sobre las tecnologías en las que se trabaja actualmente, se atreve a esbozar cómo viviremos en un futuro muy cercano. Seguir leyendo “EL FIN DEL MUNDO, tal y como lo conocemos”

POR QUÉ, qué nos hace ser curiosos

La curiosidad no es algo exclusivo del ser humano, pero sí lo es la capacidad de preguntarse por qué suceden las cosas. La curiosidad inspira los momentos más emocionantes en nuestras vidas, despierta el gusanillo por saber más y nos impulsa a la búsqueda de conocimiento. De niños entendemos relativamente temprano que cada efecto asociado con una causa es una cadena ininterrumpida de eventos. Es esa curiosidad inagotable de nuestros primeros años la que asigna valor a tareas que permitan el descubrimiento de nuevas cosas, en un proceso de decisión que maximiza el aprendizaje que conduce al descubrimiento de vínculos causales. La conversación, la lectura o viajar para conocer otros sitios y culturas, son actos cotidianos que realizamos impulsados por la curiosidad. Qué mecanismos se activan en el cerebro para estimular la curiosidad es lo que el autor,  Mario Livio, se ha propuesto mostrar con este estimulante libro: por qué nos preguntamos por qué. Seguir leyendo “POR QUÉ, qué nos hace ser curiosos”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑