Buscar

The Book Hunter

Estímulos del pensamiento escrito

Etiqueta

Desigualdad

Repensar la pobreza

La gente pobre es igual que el resto en casi todo. No es menos racional y tiene los mismos deseos y debilidades que una persona con recursos, pero está condenada a un esfuerzo mucho mayor de sus habilidades, voluntad y compromiso para salir adelante. Algo tan básico como el acceso a comida se convierte en un muro casi infranqueable a diario, lo que da lugar a sorprendentes mecanismos en el desarrollo personal y colectivo de una economía de la pobreza que no tiene nada que ver con una economía pobre, aunque pueda parecer lo mismo. La tendencia a reducir a los pobres a un conjunto de clichés impide comprender sus problemas reales. Las políticas gubernamentales destinadas a ayudarles muchas veces fracasan porque descansan en suposiciones falsas sobre sus circunstancias y su conducta. Esa es la clave para los autores, Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo (economistas del MIT y ganadores de Nobel de Economía)  para poder aplicar con éxito políticas destinadas a erradicar la pobreza. Ambos invitan a dejar de lado “la sensación de que la lucha contra la pobreza es demasiado abrumadora y a empezar a pensar en ella como un conjunto de problemas específicos que, una vez identificados y comprendidos, pueden ser resueltos de uno en uno”. No existe una única medicina para todo, por lo que tampoco hay una única solución para este problema. Este libro ofrece unas cuantas lecciones útiles que habría que tener en cuenta para diseñar los programas adecuados que ayuden a erradicar la pobreza. Seguir leyendo “Repensar la pobreza”

Factfulness

Hans Rosling ejerció su profesión de médico durante décadas, tratando enfermos de poblaciones desfavorecidas de África y Asia al principio de su carrera profesional, posteriormente desarrollando tareas investigadoras y en los últimos años como divulgador y aclamado conferenciante. En todos esos años fue percibiendo que la visión que la gente tiene sobre el mundo es monolítica y que es difícil de cambiar porque tiene que ver con cómo funciona nuestro cerebro. No solo los habitantes de los países y regiones más desarrolladas tienen una concepción repleta de prejuicios y clichés de los “otros” -como automática y desafortunadamente piensa el occidental cuando habla de los menos favorecidos-, sino que los propios habitantes de las zonas con un nivel de vida inferior también muestran una visión “distorsionada” del mundo. Guerra, violencia, desastres naturales, corrupción. Las cosas van mal y parece que empeoran cada vez más. Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres; el número de pobres no deja de crecer y nos quedaremos sin recursos naturales a menos que hagamos algo. Esa es la imagen que la mayoría de occidentales recibe de los medios de comunicación y tiene en su cabeza. Para Rosling, una concepción del mundo excesivamente dramática, estresante y sobre todo, engañosa. Seguir leyendo “Factfulness”

Fija tus metas

No cuentes los días, haz que los días cuenten

Muhammad Alí

TECNOLOGÍA Y EMPLEO PARA COMBATIR LA POBREZA

En el primer mundo los avances tecnológicos sirven para aumentar la capacidad de las empresas y los gobiernos, mejorar las condiciones de vida de las personas y ofrecer un abanico innumerable de opciones relacionadas con el ocio y el consumo. Por el contrario, el tercer mundo vive ajeno a muchos de esos avances, más preocupado en universalizar primero servicios básicos como el suministro de agua potable, energía, una vivienda digna o atención médica. En el libro Portfolios of the poor, los autores describen como casi la mitad de la población mundial apenas sobrevive con dos euros diarios y nos dan una lección de que incluso en estas condiciones y con unos recursos pírricos es posible administrarse y sobrevivir; imaginemos que se podría lograr generando unos entornos manifiestamente mejorables para prosperar. La mayoría de las personas con falta de recursos no suele demandar comida, medicinas, energía o agua como prioridad cuando se les pregunta, sino un trabajo. Son muchas las organizaciones y asociaciones que tratan de paliar en el tercer mundo la falta de oportunidades involucrando en la cadena productiva a las personas, no como meros receptores de ayuda externa; ya asoman en el horizonte algunas que además quieren que la tecnología también comience a ser parte de la solución. Sama Group, empresa fundada por Leila Janah en 2008,  ha conseguido ayudar a más de 7.000 personas a salir de la pobreza en Kenia, Uganda, India y Haití gracias a puestos de trabajo basados en la tecnología. Invertir en formación y conectividad son las dos grandes apuestas que, según Leila Janah, ayudarán a paliar la pobreza en el mundo. Los empleos digitales permiten a la gente salir de la economía sumergida y precaria, donde sus derechos no son respetados y los trabajos nunca están remunerados con justicia. Para Janah la tecnología ofrece la posibilidad de liberar al ser humano, siempre y cuando estemos dispuestos a responder con equidad a la gran pregunta ¿Cómo queremos distribuir las ganancias que genera el desarrollo económico?

Blog de WordPress.com.

Subir ↑