Buscar

The Book Hunter

Estímulos del pensamiento escrito

Etiqueta

premio pulitzer

EL SIMPATIZANTE

Jano era el dios romano de las puertas, los comienzos y los finales. Le atribuían -entre otras cosas- la invención del dinero, la navegación, la agricultura y aseguraba buenos finales. Se le representaba con dos caras opuestas. Su capacidad de mirar en dos direcciones y representar personas con aspectos del carácter muy disímiles entre sí, sirve para calificar de janosianos a las personas que son capaces de ver las dos caras de las situaciones. Eso afirma ser –janosiano– el protagonista de El simpatizante, la novela de Viet Thanh Nguyen, ganadora del premio Pulitzer. “Soy un espía, un durmiente, un fantasma, un hombre de dos caras. Tal vez no es sorprendente que yo también sea un hombre de dos mentes. No soy un mutante incomprendido de un cómic o una película de terror, aunque algunos me han tratado como tal. Soy simplemente capaz de ver cualquier problema de ambos lados”. Así comienza el relato de Nguyen, con unas palabras del protagonista similares a las pronunciadas en Un hombre invisible de Ralph Ellison, cuyo protagonista y narrador comparte también  el hecho de no tener nombre. Las primeras páginas dan pronto pistas al lector de que se enfrenta a muchas novelas dentro de la misma, a novela de guerra, de espías, de inmigración, de política y hasta de ideas, una mezcla que por momentos resultará excesiva y confundirá sobre hacía donde pretende dirigir la historia el autor pero que esboza y destierra con ingenio muchos tópicos de la guerra de Vietnam, tantas veces vista en cine y televisión desde una perspectiva 100% estadounidense.  Seguir leyendo “EL SIMPATIZANTE”

GRACIAS POR LLEGAR TARDE

Thomas Friedman, periodista y ganador de tres premios Pulitzer, se dio a conocer al gran público en 2005 cuando publicó El mundo es plano en el que explicó el proceso de globalización que se estaba viviendo. Un mundo en el que fronteras y geografías comenzaban a ser irrelevantes frente al poder del comercio, los productos y la conectividad de las personas. Desde entonces no ha parado de advertir sobre los cambios que suceden en el mundo y los que están por llegar. Se ha hecho popular por humanizar y poner sobre la mesa temas controvertidos o incómodos, no tanto porque trate temas escabrosos o políticamente incorrectos, sino porque lleva mucho tiempo alertando de las transformaciones que vienen y de su impacto en el capitalismo, en definitiva en nuestra forma de vida. En Gracias por llegar tarde continúa con el mismo discurso, esta vez aderezado con anécdotas personales interesantes, pero con un mensaje muy claro: el mundo se está desarrollando demasiado rápido y sería conveniente hacer una pausa y reflexionar sobre muchas cosas. Friedman pone encima de la mesa un buen puñado de temas para debatir. Lo hace sin impregnar sus textos de un estilo profetizador -al menos no demasiado- ni  excesivamente catastrofista, por eso tiene un número considerable de admiradores. Seguir leyendo “GRACIAS POR LLEGAR TARDE”

Se ha reeditado la ópera prima de Juhmpa Lahiri, El intérprete del dolor, gracias a la éxitosa acogida que sus dos últimas novelas – Tierra desacostumbrada y La hondonada – han tenido entre el público hispanoparlante. El título del libro coincide con uno de los nueve relatos – o cuentos – que lo componen, conformando un abanico de emociones y conflictos vinculados a las relaciones humanas con los que muchos podrán sentirse aludidos. Los personajes de los relatos proceden de la comunidad india, pakistaní y bangladeshi instalada en EEUU y muestran muchas situaciones relacionadas con la disyuntiva emotiva que supone nacer, crecer y vivir en un país diferente al de las raíces de tus generaciones precedentes, que se afanan por no perder conexión con sus orígenes. La clave de que Lahiri conecte con todo tipo de público es que, a pesar de la idiosincrasia de esta comunidad, los conflictos emotivos que plantea en los diferentes relatos son universales, por lo que el desamor, las infidelidades, la tolerancia por una cultura diferente, el desarraigo o la añoranza por la tierra de los ancestros son reconocibles y asumidos por cualquier lector. La prosa de Juhmpa me recuerda a la de Khaled Hosseini – Cometas en el cielo, Mil soles espléndidos – y su capacidad para meterse en tu “estómago” cuando de agitar sensaciones se trata, aunque en mi opinión Lahiri abusa en sus descripciones de lo cotidiano, colmando de trazos el pincel con el que dibuja los escenarios en los que ubica a los personajes. La autora exhibe una técnica perfecta, que embriaga en los primeros relatos, pero que puede saturar en algunos momentos. Un peaje que se paga con gusto, porque apenas enturbia la elegancia con la que esta joven autora – ganadora del Pulitzer a los 32 años – describe muchos de nuestros conflictos interiores.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑