Irene Vallejo ha recibido el premio Nacional (España) de Ensayo 2020 por su espléndido El infinito en un junco, una lectura muy recomendable y  todo un éxito de ventas a pesar de no ser un best-seller de ficción. La belleza de su prosa me sedujo lo suficiente para abordar la lectura de una de sus novelas, El silbido del arquero, que ha resultado ser también toda una delicatessen. A medio camino entre la Historia y la Leyenda, cuenta el paso del mítico guerrero Eneas por la ciudad de Cartago cuando huía derrotado de su ciudad natal, Troya, y la relación que tendrá con la reina Elisa. Señalado por una misteriosa profecía como el futuro fundador de Roma, luchará por seguir su destino o los designios de su corazón. Novela de aventuras que mezcla guerra, exilio y amor engancha irremediablemente por su escritura y por la seductora capacidad para embelesar que resulta siempre de fusionar con acierto mitología y realidad. Con la sombra en un segundo plano del poeta Virgilio, al que el emperador Augusto encargó recrear las glorias y peripecias del troyano en su inmortal Eneida, es una auténtica coctelera de temas fascinantes: poder, ambición, amor, lealtad y libertad, entre los que se erige con fuerza el relacionado con el permanente dilema del ser humano sobre si anclarse en su presente cuando las cosas van bien o seguir avanzando. Novela corta y de lectura rápida, es una sugerente manera de entretenerse con una aventura épica plagada de guiños a problemas actuales, a la vez que nos sumerge en el mundo de la literatura clásica y en el pasado de nuestros ancestros.