El Tigre es un relato corto escrito a los diecinueve años por el superventas Joël Dicker, en un claro homenaje a los autores de la literatura clásica rusa. Resulta inevitable percibir el aroma nostálgico de historias y leyendas escuchadas en la infancia, de sentir todo un cóctel de ingredientes propios de la cultura popular y universal. Un argumento tan sencillo como efectista: un poderoso tigre asola una vasta comarca de la lejana Siberia, matando a hombres y mujeres por puro placer. Un intrépido y osado joven cazador buscará acabar con él en pos de la fama y el dinero de la recompensa ofrecida por el zar. Un relato sobre la avaricia y la permanente búsqueda de reconocimiento que parece cortejar al hombre desde que es hombre. Un duelo que sirve para mostrar la peor cara de lo que supone sucumbir a la ambición desmesurada, ese punto en el que los valores más esenciales del ser humano pasan a un segundo plano con tal de conseguir la grandeza personal. Su habilidad para contar tanto en tan pocas páginas (60), muestra de manera evidente por qué Dicker se ha convertido, años después de este relato, en uno de los novelistas más leídos en el mundo. Con apenas unas pinceladas de situación, consigue sumergirte en la inmensidad de los bosques y estepas siberianos sin recurrir a profusas descripciones, atrapando al lector en la carrera de cazador y presa, sin necesidad de pararse en cómo son hombre y bestia en esta singular cacería. Un relato que se lee de una sentada, que te ancla el imaginario a una tarde lluviosa o de frío invierno, atrapándote en la intriga de saber quién se alzará finalmente victorioso del duelo mortal entre bestia y humano. Las ilustraciones del español David de las Heras enfatizan el olor a cuento antiguo pero imperecedero, porque en el fondo los temas que subyacen en lo que parece una simple lucha entre animal y hombre, son muchos de los miedos que no son resultado de los temores físicos sino los que provienen de dentro, de los que tienen que ver con el alma y el precio por el que estamos dispuestos a venderla.