La inteligencia artificial (IA) será el agente de cambio más importante del siglo XXI. Transformará nuestra economía, cultura, la manera de relacionarnos, el proceso de toma de decisiones y cambiará nuestra mente de una manera que difícilmente podemos imaginar. Cualquier escenario imaginado para 2050 nos suena a ciencia ficción y probablemente no sea cierto; pero si escuchamos escenarios posibles sobre 2050 que no suenen a ciencia ficción, probablemente no sean del todo realistas. Sobre el futuro dominio de la IA se auguran tantas bondades como malos presagios. En el siglo pasado, el tren, el avión, la electricidad o la radio sirvieron para fomentar un desarrollo espectacular en la vida humana, pero los avances tecnológicos también se utilizaron en guerras y conflictos mundiales. La manera de emplear la IA volverá a ofrecer un amplísimo espectro de usos, unas veces con  buenos fines y otras con todo lo contrario. Es por tanto, que una mejor comprensión de la misma es vital para entender los dilemas a los que nos enfrentamos, porque entre otras cosas, la ignorancia científica se convierte en receta para el desastre político en manos de gobernantes que no estén a la altura. Max Tegmark trata de abrir este debate escribiendo un ensayo de estilo accesible y atractivo para el público en general, en el que expone -de la manera más objetiva posible- todo el mapa filosófico de promesas y peligros de la revolución de la inteligencia artificial.  Seguir leyendo “VIDA 3.0”