Hotel Graybar es una impactante colección de relatos breves escenificados en el mundo carcelario, pero que poco tienen que ver con los estereotipos más socorridos del género, o al menos con ese género cinematográfico que siempre retrata un fondo extremadamente violento sea cual sea la historia que aborde la película de turno. El libro de Curtis Dawkins  es notable por su modestia, realismo y humanidad. Y tiene mucho que ver el hecho de que el autor cumple actualmente condena a cadena perpetua en una prisión de EEUU. Adicto en el pasado a las drogas, asesinó a un hombre cuando cometía un robo. Dawkins muestra cómo es realmente la prisión para la mayoría de los reclusos: una concatenación de aburridos y claustrofóbicos días, en los que la mayor opresión a la que los hombres someten a otros es el tedio, no la violencia.  No hay rastros del gran sadismo y preocupación por la violencia sexual que tipifican las narrativas de prisiones. Sus personajes juegan a las cartas, cuentan historias interminables, se venden tarjetas navideñas hechas a mano y ven obsesivamente deporte. Se reconoce la existencia de la violencia, pero se deja al margen de la narración. Seguir leyendo “HOTEL GRAYBAR”