Es difícil no admitir que alguna vez se sueña -seguro que algun@ lo hace recurrentemente- con poder quedarse diariamente en casa, con el pijama puesto, disfrutando del placer de no hacer nada. Eso sí, con la seguridad de que es factible porque se consigue el dinero suficiente para vivir confortablemente. El cómo se ingresa el dinero es lo de menos, esa es la clave del sueño. Sin entrar en debates sobre pros y contras de este anhelo casi universal, instalarse en semejante estado ideal de confort puede estimular -cosas de tener tiempo libre- toda una serie de dilemas, preocupaciones, ecuaciones mentales y situaciones que podrían ser las que representa magistralmente Paco Roca en Confesiones de un hombre en pijama, tomo con el que cierra una excelente trilogía. Seguir leyendo “CONFESIONES DE UN HOMBRE EN PIJAMA”